La segunda fase del proyecto ‘Pan de Papa’ ya se puso en marcha

TULCÁN.- De acuerdo al cronograma establecido desde la Gobernación de Carchi sobre el ‘Pan de papa’, el pasado jueves 14 de octubre se desarrolló la segunda fase del proyecto en articulación con la Asociación de Panificadores de Carchi, donde se determinó la textura, sabor, color, uniformidad y la fórmula final para brindarle el valor nutricional adecuado al producto. Todo este proceso se cumplió bajo la asesoría técnica de la institución.

La siguiente semana se cumplirá con la fase tres donde se establecerán los parámetros de costo, presentación y distribución para la provincia, durante la feria del pan a cumplirse del 28 de octubre al 02 de noviembre próximo.

El objetivo del proyecto es posicionar un producto insigne de Carchi a escala nacional y reactivar al gremio de panificadores a través de la innovación culinaria.

En 2020, el cultivo de papa en el Ecuador registró una importante recuperación, según el último informe de la Encuesta de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC) del INEC.

De acuerdo con el documento, se plantaron 25.924 hectáreas del tubérculo, lo cual representa un crecimiento del 25 por ciento en comparación con el 2019.

El aumento de las áreas sembradas sumado a la mayor eficiencia de productividad permitió que la producción de papa casi se duplicará en 2020, llegando a 408.313 toneladas métricas. Carchi es una de las provincias que encabeza esta lista a la que se incluyen Chimborazo, Tungurahua y Cotopaxi como las principales zonas de producción.

La papa (Solanum tuberosum L.) es el tercer cultivo transitorio más importante de Ecuador, y el octavo rubro con mayor producción, según un estudio realizado por la Universidad Técnica del Norte.

La provincia del Carchi abarca el 35% de la producción nacional siendo la mayor a nivel nacional, además el consumo per cápita es de 24 kg por año.

El pan de papa tiene un alto componente de almidón del tubérculo súper chola y se produce en la parroquia La Paz, cantón Montufar, se busca articular el proyecto con los papicultores, la industria y la academia para que el proyecto tenga un alcance sustentable y sostenible, que permita fortalecer al gremio, desarrolle la gastronomía del norte del país y el turismo.