Las visitas a la Cascada de Peguche se reactivaron en el feriado

OTAVALO.- Con motivo de la Independencia de Santiago de Guayaquil, hecho acaecido en el periodo 1820, cada 9 de octubre además de conmemorar esta gesta histórica, todo el territorio nacional goza de un feriado. En esta ocasión, al haber coincidido en fin de semana, se extendió a 3 días de descanso.

En este contexto, El Norte visitó la mundialmente reconocida Cascada de Peguhe, a fin de constatar cómo ha estado la afluencia de turistas locales, nacionales e internacionales; tomando en cuenta la nueva etapa que vive la humanidad, en la cual las estadísticas pandémicas han mermado, más que nada, gracias al proceso de vacunación.

Génesis Arellano, recepcionista del Centro de Información de la cascada, informó que ha habido bastante afluencia de público, en especial de otras ciudades del país.

“Mayoritariamente han venido a visitarnos desde Quito y Guayaquil. En cuanto a turistas internacionales, también ya están empezando a llegar otra vez, sobre todo de Estados Unidos, Alemania y Francia. Poco a poco en grupos, más que nada con agencias de viajes que les ofertan dentro de sus paquetes, visitas a estos parajes naturales del cantón Otavalo”, explicó.

Más allá de que este tesoro natural está ubicado al aire libre, en la época más fuerte de la pandemia mundial por el Covid 19, también sufrió una considerable disminución de actividad turística, misma que hoy en día está resurgiendo.

“Se ha aumentado en un 25% aproximadamente lo que son las visitas de turistas. Anteriormente como las personas de la ciudad estaban encerradas no había movimiento”, agregó Arellano.

La Cascada de Peguche ofrece varias posibilidades a los viajeros que la visitan, entre ellas: espacios para camping, senderos para caminar, rincones naturales para descansar, comida típica de la zona, artesanías elaboradas por las hábiles manos de los comerciantes que allí las ofertan, piscinas y hospedaje.

Durante la cobertura periodística de nuestro medio de comunicación, la cual se realizó en las primeras horas de la mañana de este domingo 10 de octubre, se pudo visualizar precisamente a varios turistas acampando en el lugar, quienes acudieron para conectarse con la “Pacha Mama”, según señalaron.

“Queríamos acampar en un lugar lindo y seguro, por eso venimos a Peguche. Todo estuvo muy bien. Recomendable 100% para las familias. Es un plan muy económico además”, comentó la quiteña Andrea Madrid.

Si bien en época de Inti Raymi muchas personas acuden a la cascada a participar de baños rituales con sabios del sector, esa no es la única fecha, hay quienes llegan durante todo el año para disfrutar de esta actividad, y esa precisamente, fue otra de las sorpresas que pudimos captar en uno de los riachuelos que fluyen a partir de la caída de agua de Peguche.

María Fernanda Orquera, ibarreña de nacimiento, pero radicada en Quito, a pesar del frío de las primeras horas del día, además de la baja temperatura del agua, estaba con su traje de baño al interior del riachuelo, haciendo una especie de meditación, mezclándose en sí con la madre tierra.

“El contactarse con la naturaleza da otra perspectiva de cualquier cosa negativa que nos rodee. Luego del baño que me di, me siento más fresca. Este tipo de espacios son muy escasos en Quito y aquí es un lugar muy especial, porque esta cascada tiene vida. Hay puntos turísticos muy importantes en Imbabura, y la Cascada de Peguche es uno de ellos”, expresó.

Según cifras proporcionadas por el Centro de Información de la cascada, durante el viernes y sábado pasados habrían acudido más de 1.000 turistas aproximadamente.