“La situación de las cárceles es un problema estructural”

IBARRA.- Homicidios, narcotráfico, sangrientos motines en cárceles, robos de domicilios, vehículos y personas, son noticias de todos los días. Ecuador está sufriendo una ola de violencia que ha generado un profundo temor en la población.

EL NORTE dialogó con la doctora Pamela Chiriboga, coordinadora jurídica de INREDH (Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos) que además forma parte de la denominada Alianza contra las prisiones.

¿De qué se trata esta alianza?
Es un conjunto de varias organizaciones, siete en total, que se juntaron para cuestionar el sistema penitenciario y cómo está funcionando. Lo que se busca es un análisis más profundo, no solo desde el enfoque securitista sino desde el enfoque de los derechos humanos y la investigación.

¿Por qué se produce el cuestionamiento?
Por el discurso muy reduccionista del Estado de que la violencia se basa en un conflicto solamente entre bandas delincuenciales, sino que hay responsabilidad del Estado y hay falta de acciones concretas que se ha evidenciado a lo largo de este tiempo.

La violencia es grave en el país, ¿qué quieren decirle a la población?
Que la razón por la que estamos en esta crisis no es solo producto de lo que sucede en las cárceles en donde actualmente estamos con un 42,3 % de hacinamiento en el Ecuador y cada vez se siguen construyendo más cárceles pero se ha probado que no sirve de nada y esa no es la solución

¿La crisis penitenciaria tiene solución?
Seguramente estamos en la peor crisis penitenciaria y hay que entenderlo desde un problema estructural en donde las personas ni siquiera tienen la posibilidad de tener los servicio básicos y esto además se replica en la ciudadanía la misma que debe entender todo el contexto desde el enfoque de género, de la movilidad humana y eso no quiere decir que el Estado debe deslindarse de responsabilidad.

¿Qué es lo que falla?
No hay una política pública para el sistema penitenciario y no hay una coordinación interinstitucional.