Una voz de ayuda por la capilla de Santa Teresita

IBARRA.- Las personas que circulan a diario por el anillo vial lo pueden ver en pie, imponente, firme, soberano, como un guardián del barrio Santa Teresita. Se trata del templo que lleva el mismo nombre: ‘Santa Teresita del Niño Jesús’. Pero una vez allí, de frente, el panorama es distinto, desolador, triste y silencioso.

Localizada en la calle De las Golondrinas, la iglesia engaña a la vista. Con 400 metros cuadrados de obra y una capacidad para alrededor de 150 personas debidamente sentadas, el estado de la casa de Dios demanda de una atención urgente, casi divina.

Eso es lo que piden sus vecinos quienes levantan la mirada al cielo esperando que “Diosito permita que arreglen esta iglesia”, como nos cuenta la señora Carmela Patiño, quien acude cada domingo a recibir misa, en medio de las necesidades.

Las paredes por fuera están deterioradas, la mayoría de ventanales rotos, el medidor de luz flojo y sus imágenes tuvieron que ponerse a salvo.

Jorge Cando, presidente del barrio Santa Teresita afirma que esta proyectado invertir en las adecuaciones de esta iglesia, que el trámite ya está en el Municipio y que solamente faltas unas dos firmas. “Queremos construir una pequeña casita para que una persona se mude a vivir allí y de paso cuide la iglesia”, señaló.

Hasta antes de la pandemia el barrio organizaba los pases del niño y se oficiaban eventos en este templo.

Hace 30 años, doña Cristina Lomas se puso al frente de la necesidades del barrio y consiguió en la administración del alcalde Pablo Jurado el terreno para levantar la capilla dedicada a la Santa de las Misiones y con la colaboración de Monseñor Julio Terán, el Vicario Gonzalo Flores y el párroco Saúl Hernández consiguieron levantar esta edificación de ladrillo visto y que no ha parado de ofrecer la eucaristía.

“Con mucho esfuerzo con los primeros vecinos logramos levantar esta capilla en base a donaciones pero ha pasado el tiempo y ahora no hay quien se ponga al frente”, agregó.

Se necesita que los vecinos se unan nuevamente. “Hemos tenido ya diálogos con la Alcaldía a través de la concejala Mirian Salgado para gestionar la construcción de una vivienda para una familia se encargue del mantenimiento”.

A la iglesia le falta el campanario, el sagrario, los cuadros del viacrucis y ha sufrido como cuatro robos. Para Víctor Lema quien comenzó el proyecto, pero ya no vive en el barrio existe un error en la Curia que no ha registrado legalmente a la iglesia. “No existen las escrituras que otorguen una propiedad legal.

Diario EL NORTE conversó con el Párroco de Alpachaca, Guillermo Colimba quien confirmó que la adjudicación del predio está en trámite entre la Diócesis y el Cabildo ya que es un bien que “ofrece un servicio católico al barrio, pero no es del barrio”.

El padre manifestó que el presupuesto no alcanza para mantener templo, pero con ayuda de la comunidad se levantará un cerramiento seguro.