Adultos mayores serán los principales expositores en la feria de ‘Saberes Ancestrales’

IBARRA.- Sumak Kawsay, una fundación que tiene como finalidad la sensibilización sobre el valor del envejecimiento activo y el cumplimiento de los derechos de los adultos mayores, organiza la feria de Saberes Ancestrales al cumplir cuatro años de aniversario.

La actividad se llevará a cabo este domingo 17 de octubre desde las 09:00 en la antigua hacienda Chorlaví (entrada al barrio 19 de Enero), donde los principales protagonistas serán los adultos mayores, quienes interpretarán algunos números e incluso harán un ritual.

Diego Yépez, representante del proyecto residencial Adulto Mayor de la fundación, comentó que también trabajan con las personas con discapacidad.

La fundación mantiene un acercamiento con el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), con quienes trabajan en proyectos cooperantes, es decir, se financian a través de esta cartera de estado. Pero también buscan ayuda de personas que quieran apoyar a la fundación.

En una entrevista en ENtv, canal on line del Grupo Corporativo EL NORTE, Diego mencionó que el trabajo empieza desde que la persona se sienta en un espacio a gusto y en familiaridad.

También explicó que el centro, dividido para hombres y mujeres, está conformado por un administrador, fisioterapeuta, terapistas ocupacionales, trabajadores sociales y psicólogos clínicos, cuidadores, auxiliares de enfermería, paramédicos y auxiliares de cocina.

A pesar de que reciben remuneración, Diego considera que este es un trabajo de vocación. Anualmente los presupuestos van variando de acuerdo al cupo del MIES.

El centro destinado para los hombres se lo denomina ‘Guardianes de los Saberes Ancestrales’, donde hay 30 adultos mayores, mientras que en el centro llamado ‘Dejando Huellas de Amor’, hay 24 mujeres, el 90 % de ellos están en estado de vulnerabilidad, el resto es por pedido de familiares.

El deterioro cognitivo y las enfermedades psiquiátricas son los casos más común que hay en el centro.

Diego señaló que para esto, se trabaja con los psicólogos clínicos. “Sí es complicado porque no sabemos cómo va a reaccionar”. La sociedad, para Diego, es un círculo vicioso.

Para él no está bien dar dinero a quienes están en situación de calle. “Muchas de las personas se acostumbran y no buscan la manera de progresar”, añadió el representante de la fundación.

Sin embargo, la idea es cambiar esta costumbre en el centro de la ciudad. Yépez manifestó que la ciudadanía debería trata de cambiar. Recomienda que en vez de darles dinero, es mejor entregar alimentación.